domingo, 15 de febrero de 2009

El Puigmal (2.909 m.) y el Torb (III)

Aquí vemos a Sergio haciéndose un autorretrato...


Pero Simon también llevaba cámara para poder fotografiar a Sergio sin que nos quedáramos solo con su sombra:

En estas dos fotos se ve la diferencia a cuando no y cuando si te daba la ráfaga de Torb...



Una primera parada, ya a pleno sol, para comer y beber algo, antes de que se nos congele el agua y no podamos beber, como pasó a algunos, sobretodo ya en la bajada.


Moya, Chito y yo mismo durante la paradita.



Raúl y Simón, algo más adelante vemos el resto del grupo. Encima, el Puigmal.



Poco a poco nos vamos acercando al Puigmal, al que atacaríamos por la derecha, rodeando la mole que tenemos enfrente en vez de por su ruta normal de verano, pues continuábamos siguiendo la huella de los esquiadores de montaña, que iban todo el tiempo buscando la ruta más sencilla para subir y que estaba claro conocían bastante bien el terreno.



Hay que hacer una mención y acordarse MUCHO de la grandísima labor que hizo Moya, abriendo huella durante la mayor parte de la ascensión. Que aunque subiéramos con raquetas había zonas donde te hundías, algunas veces hasta los 40 cms y el primero, el que abre huella, realiza un trabajo muchísimo más duro que los demás y del que nos aprovechamos todos.
Luego fue un rato turnado en la cabeza por Sergio y Chito.



Esta imagen refleja bastante bien lo que fue la ascensión con raquetas hasta las faldas del Puigmal.